Introducción

La Mayor Mentira

Las mentiras y el engaño son enemigos de la verdad. Son puestas en las mentes y los corazones de la gente de la Tierra por aquellos que se enfurecen contra lo que es. Son habladas, propagadas y actuadas por aquellos con un interés personal en evitar que la comprensión de la Verdad llegue a la Consciencia de cada individuo.

Las mentiras y el engaño son insidiosos, ya que una vez que han sido creídos y aceptados por individuos con buenas intenciones, estos individuos, en su ignorancia, se convierten en agentes para la difusión de estas falsedades. Así es como las mentiras y la propaganda se propagan de generación en generación. Un padre es adoctrinado en la mentira, y luego el padre adoctrina a sus hijos, que a su vez adoctrinan a sus hijos, y así sucesivamente, a lo largo de las generaciones.

Hablando sobre la forma más efectiva de propagar la propagación de mentiras y desinformación al mayor número posible de personas, Adolf Hitler, el Führer del Tercer Reich Nazi, afirmó que uno debe "hacer que la mentira sea grande, que sea simple, que sigan diciéndola, y eventualmente la creerán ". Esta declaración muestra claramente que el verdadero objetivo de aquellos que están empeñados en el logro del poder totalitario es controlar realmente las mentes y los sistemas de creencias de aquellos sobre los que imponen su gobierno.

Si hay alguien que supiese más sobre cómo propagar mentiras y propaganda que Adolf Hitler, sería Paul Joseph Goebbels, el Ministro de Propaganda del Partido Nazi durante el Tercer Reich. Goebbels ordenó innumerables quemas de libros mientras estuvo en el poder en un intento por aplastar incluso el descubrimiento de ideas disidentes. Casi todas las formas de comunicación posibles en Alemania durante el régimen nazi quedaron bajo el control directo de este ser mentalmente enfermo. Goebbels hizo una declaración profunda con respecto a la mentira, una actividad en la que obviamente destacó. Él afirmó que "cuanto más grande sea la mentira, más se creerán".

Esta afirmación toca un factor muy importante para considerar que Geobbels bien entendió. La mayoría de las personas son muy propensas a una condición que es equivalente a un estado de profunda negación psicológica. Independientemente de cuán insana o destructiva sea la mentira que hayan aceptado, si la mentira está lo suficientemente arraigada dentro de un sistema de creencias, la gente detestará desafiarla, ya que hacerlo requeriría que salgan de una zona de comodidad rígidamente definida y comenzar a desafiar

sus sistemas de creencias a sí mismos. Lamentablemente, son pocas las personas que se aventuran fuera de esta zona de confort y hacen estos desafíos a las creencias

establecidas en nombre del descubrimiento de la Verdad.

Uno podría extender una lista de toda la vida y analizar todas las mentiras que han sido diseminadas por los sistemas de pensamiento institucionalizado en todo el mundo. Pero hay una mentira que es más grande y más insidiosa que todas las otras mentiras que jamás se hayan contado. Esta es la mentira que sostiene que no existe la Verdad, o que incluso si existe, que nunca podría ser conocida o comprendida por los seres humanos. Esta es La Mentira Más Grande que alguna vez alguien haya hablado, escrito, comprado o vendido. Si uno cree en esta mentira, el viaje espiritual de uno se detiene antes de que tenga la oportunidad de comenzar. Muchas, muchas personas en todo el mundo están atrapadas en este punto de su desarrollo evolutivo porque han comprado esta mentira venenosa, han picado el anzuelo.

La verdad es cognoscible Tú puedes saberla Si no lo fuera, nada hubiera existido jamás, porque la realización de la Verdad es el verdadero propósito de la existencia misma. Esto no es una creencia. Esto es simplemente lo que es. La Verdad nunca puede ser destruida. La Mayor Mentira, si bien puede ser capaz de disuadir a algunas personas a embarcarse en el descubrimiento de la Verdad, nunca puede, y nunca podrá destruir, la Verdad misma.

Cuando comenzamos a desafiar nuestros propios sistemas de creencias establecidos, el descubrimiento de la Verdad emerge en nuestras propias vidas y comenzamos a experimentar su poder. La superación de La Mayor Mentira es la única etapa en este proceso para el cual se requiere fe. Primero debemos tener fe en el hecho de que somos capaces de descubrir la Verdad. Desde ese punto en adelante, la fe y la creencia ya no son necesarias, solo la Voluntad de avanzar y descubrir la Verdad de lo que es.