Solución

Las Dos Polaridades Básicas

Solo hay dos fuerzas trabajando en toda la Creación. Estas dos Polaridades siempre han estado luchando continuamente entre sí. Una de estas fuerzas es la fuerza que expande la Consciencia y despierta partes de la Creación para la comprensión y realización de sí misma. Esto podría verse como la fuerza de la Luz, ya que intenta dar a conocer las cosas, llevarlas a la Luz y revelar la Verdad. La otra fuerza es aquella que intenta apagar o desconectar la Consciencia y mantener las partes de la Creación en ignorancia de sí misma. Esto podría ser visto como la fuerza Oscura, que intenta cerrar la Luz del conocimiento y mantenernos en un estado parecido al sueño, en el que estamos inconscientes a la Verdad.

A un nivel aún más simple, podríamos ver estas Polaridades como sentimientos. Realmente solo experimentamos dos sentimientos básicos. Uno es una buena sensación y el otro es una mala sensación. Cualquier otro posible estado de emoción es simplemente una expresión diferente de estos dos sentimientos básicos. Si lo redujimos a su esencia, en realidad solo hay dos emociones posibles o fuerzas de Polaridad que somos capaces de experimentar.

Esta dualidad inherente que experimentamos tanto dentro como alrededor de nosotros mismos no es casualidad o un accidente. Lo hace el diseño de la Creación. La Creación es Unidad.

No-Dualidad. Piensa en ello de esta manera: si hay una sola cosa, ¿cómo podría ese estado de Unidad realmente ser capaz de conocerse a sí mismo a no ser que experimente aquello

que no es? No hay calor sin frío, ni luz sin oscuridad, ni bien sin maldad, y así sucesivamente. Así que la Creación trajo una de estas Polaridades a la manifestación para conocerse a sí misma, a través del proceso de entender lo que no es. Esto significa que, en última instancia, una de las dos Polaridades es una ilusión.

En sus famosos experimentos con agua, el Dr. Masaru Emoto descubrió que colocando agua en presencia de la "buena" polaridad durante ciertos períodos de tiempo, y luego fotografiando las moléculas de agua con gran aumento, las moléculas adquieren una belleza hermosa, armoniosa y un arreglo ordenado. Cuando colocó la misma agua en presencia de la Polaridad opuesta, o la emoción "mala", la estructura de la molécula se rompió y se convirtió en un caos, un desorden.

La primera Polaridad es la fuerza que crea la armonía y el orden, trae la Luz a la oscuridad y expande la Consciencia del Ser. Es la Polaridad del Amor. El amor es la buena polaridad o emoción, que eleva a la humanidad en su evolución hacia el conocimiento, la sabiduría y la verdad. La expansión de la Consciencia a través del Amor conduce a todos los estados positivos, o "buenos" sentimientos, que somos capaces de experimentar, incluyendo la armonía, la paz, la salud, la seguridad y el orden.

La segunda fuerza es la Polaridad que genera el caos y la destrucción a su paso. Esta Polaridad es la fuerza del Miedo. El miedo es la esencia de la emoción negativa que conduce a todas las demás expresiones de negatividad, o sentimientos "malos", que experimentamos, como el odio, la intolerancia, la inseguridad, la depresión y muchos otros. El miedo trae abajo a la Consciencia y se esfuerza perpetuamente para evitar que la Luz de la Verdad llegue a nosotros y tenga un efecto en nuestras vidas.

Estas dos Polaridades básicas son la esencia de todos los otros sentimientos y experiencias. En cada momento, estamos eligiendo la experiencia de Amor o Miedo, a través de nuestro propio Libre Voluntad.

Cada una de estas Polaridades tiene una manifestación interna y una manifestación externa. Esto significa que cada Polaridad se expresa dentro de la Consciencia de un individuo de cierta manera. Al llegar a esta manifestación interna, cada Polaridad alcanza una etapa de realización en el mundo externo del individuo.

Veamos las manifestaciones internas primero.

La manifestación interna del Amor ocurre cuando la esencia de esta Polaridad ha alcanzado su plena expresión dentro de un individuo. Este estado de Consciencia podría ser referido como Amor Propio o Equilibrio. Este individuo ha unido su Ser a través de la Voluntad y el autocontrol. Hago referencia a esta expresión de Amor como Dominio, ya que el individuo ha obtenido el estado de gobernación de sus propios instintos básicos y está operando desde un modo de Consciencia curada y equilibrada. Un ser en un estado de Dominio gobierna el Reino del yo. Este tipo de gobernación es real, no es una ilusión, ya que ha sido creado por un acto de Voluntad. El dominio es, por lo tanto, verdadero Amor propio.

La manifestación interna de la Polaridad del Miedo ocurre cuando el Miedo ha invadido la Consciencia de un individuo. Inmediatamente comienza a destruir la capacidad de ese ser para reconocer patrones y formular respuestas efectivas. Este estado de inconsciencia se conoce como Confusión. La confusión es la más alta manifestación del Miedo que ocurre dentro de un ser individual. La confusión es el estado exactamente opuesto al Dominio, porque cuando las personas se confunden, son poseídas por su propia turbulencia emocional y desequilibrio. No están en el dominio, ya que nunca podrán gobernar el Reino de sí mismos en un estado de Confusión. Como tal, la confusión es el comienzo de la destrucción de uno mismo.

Ahora examinemos las manifestaciones externas del Amor y el Miedo.

Cuando el Amor, o en otras palabras, estados de consciencia expandidos que resultan en el Dominio, ha logrado su máxima expresión dentro de un grupo de individuos, una condición resulta en el mundo externo que los rodea. Esta condición es la expresión más alta que el Amor alcanza en el ámbito externo del individuo. Esta condición es Libertad. La libertad es el logro más elevado de la búsqueda espiritual. La búsqueda de la Libertad y la búsqueda de lo Divino son una y la misma. Cualquier supuesta ideología espiritual que no hable de Libertad de esta manera es una enseñanza espiritual falsa. El Amor, la Libertad y lo Divino la misma cosa. Cualquiera que afirme ser un maestro espiritual y no hable de la Verdad de esa declaración es un charlatán o un mentiroso, o ambos.

Dado que lo Divino es la encarnación del Amor perfecto, también debe permitir la Libertad perfecta. Es por eso que no hay intercesión directa en nombre de lo Divino en nuestro mundo. La Voluntad de lo Divino para nosotros no es diferente de nuestra propia Voluntad para nosotros. Todo lo que queremos crear está permitido por lo Divino. Esa es la Libertad perfecta, y por lo tanto, el Amor perfecto.

La manifestación externa del Miedo entra en las existencias una vez que el Miedo ha creado Confusión dentro de la Consciencia de los individuos de una sociedad. Los individuos que existen en una vibración de Miedo y Confusión no pueden reconocer patrones de información a su alrededor, ya que no están operando desde las funciones de pensamiento más elevadas del Neocórtex del cerebro. Esta parte del cerebro se viene abajo, y este tipo de individuos operan en estados de Consciencia profundamente desequilibrados dictados en gran medida por el Complejo R del cerebro. Como están profundamente temerosos y muy confundidos, vuelven a intentar controlar el evento y las personas que se encuentran a su alrededor. Y así comienza el descenso al Caos. Porque el control es la expresión más alta del temor manifestado en la realidad externa.

El control es una ilusión. En realidad, no es real, ya que nadie está en control de nada ni de nadie. Cualquiera que crea que está en control externo de alguien más se encuentra en un estado de ilusión muy profundo. Debido a que Control se basa en la Confusión y el Miedo, solo conduce a emociones y experiencias oscuras y negativas para todas las personas que participan en esta ilusión.

Así es simplemente como funciona la Ley Natural. El Amor (Consciencia superior) conduce al Dominio (autocontrol), que a su vez conduce a la Libertad, que produce más Amor y más Consciencia.

El miedo (el que trae abajo a la Consciencia) conduce a la Confusión (sin reconocimiento de patrones),

lo que a su vez conduce al deseo de Controlar, que genera más Miedo y Confusión. Ambas Polaridades construyen ciclos sobre sí mismas. Una de las Polaridades, Amor, es claramente muy buena para nosotros.

La otro, el Miedo, no crea nada más que destrucción a su paso.

Es imposible crear los resultados de una de estas Polaridades añadiéndo la esencia de la Polaridad opuesta.

Por ejemplo, es imposible crear Libertad, que es el resultado de la Polaridad del Amor, al agregar Miedo y Control a cualquier situación o conjunto de circunstancias. Por el contrario, una sociedad con Control como su base nunca podría resultar en Libertad y Amor. Así es como funciona, y las personas de este planeta elegirán comprender este simple conjunto de principios, o se destruirán a sí mismos a través de su falta de comprensión e ignorancia de estos principios. Es así de simple.

Nuestra situación actual es que nuestro planeta actualmente está atrapado en ciclos repetitivos de Miedo, lo que resulta en enormes cantidades de sufrimiento, porque la gente de este mundo ha estado furiosa contra la Creación al negarse a aprender la lección central de que el Miedo es una ilusión. El miedo fue creado para que la Creación pudiera conocerse por lo que realmente es: amor puro.

Aunque la mayoría de nosotros todavía puede existir dentro de esta trampa del miedo, nuestro mundo está en proceso de despertar de esta ilusión. Y cuando la Consciencia de este mundo despierte completamente

-y lo hará- ese será el día en que el miedo muera, y con él la Confusión y el control dejarán este mundo para siempre.